Renard, Jules
Pelo de zanahoria


retrato renard grande

Información en wikipedia
 

Observó que el infinito no es más que una suma de pequeñas cosas, a veces microscópicas, y hasta invisibles. También que lo que en el mundo cuenta y tiene valor se nos presenta siempre sin ruido, de la manera más discreta. Para hablar de todo ésto, Renard se esforzó en buscar las palabras adecuadas.

Quiso ser escritor para poder explicar las impresiones que dejaban en él las cosas que no son fáciles de explicar. No escribió tanto como otros, pero se entregó a la escritura con tal aplicación. Y constancia que, dedicando las mismas horas, se podría haber construido una pirámide en Egipto. En su Diario vemos sucederse los ratos alegres y los amargos a través de anécdotas y comentarios cargados de humor y distancia.

Renard vivió dos vidas simultáneamente: en medio de un mar agitado brincaba el terrible niño pelirrojo, mientras en la calma chicha el escritor se limitaba a mantenerse a flote. Dedicó Pelo de zanahoria a sus dos hijos cuando éstos no tenían todavía suficiente edad para darse cuenta del inmenso regalo y, a la vez, la clase de broma pesada, que era la vida a la que acababan de asomar. Pronto lo descubrirían; antes, con seguridad, de poder leer ese libro.

El traductor de Pelo de zanahoria es el escritor argentino Álvaro Abós, autor de ensayos y narraciones como Restos humanos, el simulacro (Premio Jaén de novela), El pais del aguante (cartas a un joven sentado en la vereda) y El cuarteto de Buenos Aires, entre otros. Colabora en El País (Madrid), El periódico de catalunya (Barcelona), La Nación (Buenos Aires) y diversos diarios y revistas de américa y europa.

Retrato del autor por Pierre Bonnard