Elogio de los rimadores
26 de February de 2005 | Lecturas
Print Email
There are no translations available.

chamario2En primer lugar, quiero agradecer a los amigos de Ekaré que me hayan invitado a hacer el elogio de este Chamario de Eduardo Polo y Arnal Ballester. No saben lo que han hecho: invitar a la competencia a presentar tu libro. En un mercado editorial que cada vez más valora exclusivamente la producción y la promoción desde la perspectiva del negocio, ese gesto demuestra un alto espíritu que aprecio particularmente.

Conozco a Arnal Ballester, el ilustrador de Chamario, desde hace tiempo y quisiera contar cómo nos conocimos. Ese tiempo tiene fecha: abril de 1994. Arnal acababa de ganar el Premio Nacional de Ilustración de 1993 por el libro La boca riallera y la revista CLIJ le pidió un escrito a manera de autorretrato. Este es el texto de Arnal que publicó la revista:

Hay un cuento de Saki en el que un viajero narra una historia a un grupo de niños latosos con la intención de tenerlos callados. 

Read more...
 
Serafín se reencuentra con su pierna
13 de July de 2003 | Lecturas
Print Email
There are no translations available.

serafinPara Ingrid

Estamos viviendo tiempos difíciles. La prueba es que los humoristas se nos mueren de dos en dos y de tres en tres. Y ya se sabe qué clase de gente resistente son los humoristas, que pueden prácticamente con todo: con el hambre, con la miseria, con la censura, con la incomprensión, con el olvido.

Eduardo Muñoz Bachs, Antonio Edo Mosquera Edgar, Chumy Chúmez, el escritor Francisco Chofre y el cantante y poeta Chicho Sánchez Ferlosio se han ido a todo correr. Un poco más despacio, a causa de su pierna coja, les ha seguido el dibujante Serafín (Serafín Rojo Caamaño, Madrid 1926), también conocido como El marqués de Serafín.

He prometido a mis compañeros de la Asociación de Ilustradores que escribiría algo sobre Serafín, pero no sé si he hecho bien aceptando el encargo. Desde hace dos semanas me estoy resistiendo a escribir lo que los periodistas llaman una nota necrológica o un obituario. Son nombres feos. A Serafín le hubiera gustado que alguien escribiera de él como si hubiera sido un torero, porque como dibujante Serafín siempre ha sido lo más parecido a un torero, pero alguien vendrá que sepa hacerlo. No hay prisa: ya se sabe qué tipos resistentes son los humoristas, gente cargada de paciencia.

Read more...
 
Raros, viejos, agotados y curiosos
03 de May de 2003 | Lecturas
Print Email
There are no translations available.

rectorpesetEn algún momento del siglo XIX se inventó la infancia, el mundo se fue llenando de libros para niños, y se creó una industria editorial que por mucho tiempo vivió –y sigue haciéndolo- de nombres como los de Jules Verne, Carlo Collodi, James M. Barrie, Robert Louis Stevenson o Lewis Carroll, entre tantos otros. Autores cuyas obras estaban dirigidas al público en general, no sólo a los niños. Hacer de esas lecturas y de las muchas que vinieron después algo genuinamente infantil no deja de ser ortopedia didáctica de ciertos padres y maestros, espoleada por editores con escasa imaginación. No resulta fácil usar la palabra infantil con sentido crítico, advierte el imprescindible La experiencia de leer, de C. S. Lewis. «¿Quién que esté en sus cabales –escribe- no conservaría, si pudiera, aquella curiosidad incansable, aquella imaginación tan vívida, aquella facilidad para suspender la incredulidad, aquel apetito insaciable, aquella disposición para el asombro, la compasión y la admiración?».
Read more...
 
Gozos de la vista
13 de January de 2000 | Lecturas
Print Email
There are no translations available.

eslovaca3Hay que aprender a usar los ojos. Son una infinita fuente de placer y a menudo los maltratamos poniéndolos frente al televisor o delante de tanto adoquín con apariencia de libro. No demostramos mucho amor por nuestros ojos, los aburrimos con sandeces. Deberíamos sacarlos de paseo por bellos parajes, y si no, deberíamos sacárnoslos por las buenas y regalárselos a alguien más necesitado de ellos, o quizá a uno de esos aficionados a la cocina audaz. 

Los ojos ven, miran, observan, descubren, aprecian, divisan, avistan, columbran, perciben, reparan, examinan, reconocen, distinguen, otean, contemplan, curiosean, fisgan, atisban, ojean, advierten, acechan, espían, vigilan, vislumbran... Una persona con un par de ojos sanos no debería aburrirse ni un momento. Incluso con un solo ojo se lo pasa uno pipa. El mecanismo de una máquina exprimidora, un ministro resbalando en el hielo, un bañista pidiendo socorro, una mosca golpeándose contra un cristal, una azafata mostrando el uso del chaleco salvavidas, dos gorilas besándose, etc., son cosas que vale la pena ver por lo menos una vez en la vida.

Read more...
 
El ilustrador como mueble
10 de September de 1998 | Lecturas
Print Email
There are no translations available.

sillas2
Para Concha Azcoiti


Esta silla

Mi abuelo, el barón de Chlussowiez, era un gran artista. Aprendió a pintar copiando láminas de Brueghel y retratos de santos con cara de cabreo. Se metía en el bosque y volvía a salir al rato convertido en arbusto, cargando con una colección de raíces retorcidas a las que daba forma de pájaro. Con cáscaras de huevo les fabricaba los ojos.

Durante una época pintó árboles exclusivamente. Y descubrió que aquello que ponía sobre el papel seguía siendo árbol aunque le suprimiera las hojas, aunque eliminara después el tronco y las ramas. Era pino o ciprés o sauce o algarrobo, y no era más que dos gotas de agua coloreada.

Salía de excursión con sus amigos pintores y, sentados a la sombra de un roble, en la plaza del pueblo, un día de procesión compitieron a ver quién pintaba más monaguillos. Terminado el cuadro, hicieron el recuento.

Mi abuelo el barón, cuando no pintaba en el bosque o en un banco del pueblo, lo hacía en un cuarto de su casa de la ciudad que había acondicionado para que le resultara cómodo. Allí tenía una mesa inclinada con un flexo y una silla giratoria que le permitía acceder a los instrumentos de dibujo repartidos por la mesa, y cambiar de postura de vez en cuando.

Después de morir mi abuelo, yo recibí como recuerdo suyo, no las pinturas, ni la mesa, ni el flexo, ni su carpeta de pintor, sino la silla. Esta silla desde la que escribo ahora y que para mí representa, como ningún otro objeto, la figura y la esencia misma del dibujante.

Read more...
 
<< Start < Prev 11 12 13 14 15 Next > End >>

Page 15 of 15