Libros que no hemos hecho con Miguel Calatayud
27 de July de 2011 | Lecturas
Print Email
There are no translations available.

Rio-KwaiAntes de empezar a editar libros —hace ya unos trece años— compré en una papelería un cuadernito para apuntar todos los títulos que formarían parte de nuestro futuro catálogo. Seguramente fue la primera compra de la editorial. Es un cuaderno apaisado con papel de rayas de los que se usan para la contabilidad y que todavía conservo. De vez en cuando me gusta revisarlo para comprobar si estamos cumpliendo el plan previsto o si por el contrario nos vamos apartando de él, y también por si hay anotada en esas páginas alguna buena idea que merecería la pena recuperar.

Ese cuadernito, como no puede ser de otra manera, es una colección de listas: temas interesantes, autores preferidos, posibles títulos; más otras listas con cuentos de Grimm, greguerías, nanas… Una de las listas contenidas en él podría ser la de los libros que no hemos hecho con Miguel Calatayud.

El nombre de Miguel aparece ya en la segunda hoja del cuaderno, y está escrito entre interrogantes. El título del proyecto era «Esopo (ambientado en nuestros días)». Un poco más adelante vuelve a aparecer su nombre (de nuevo entre interrogantes) como posible autor de una «Vida de Esopo». Se supone —y así ha quedado reflejado— que la publicación de esta «Vida de Esopo» estaba prevista para algún momento del año 1999.

Bernardo Atxaga ha escrito acerca de las fábulas en su Alfabeto sobre la literatura infantil, un libro que desde que lo leímos, mucho antes de editarlo, consideramos como una especie de programa de lo que nos gustaría hacer como editores de libros para niños. Me apetecía hacer un libro de fábulas y enseguida pensé en Miguel como su ilustrador ideal. Entre las muchas razones que me di estaba nuestra mutua afición por la estampa popular, las aucas, los grabaditos escolares, los pliegos de cordel. Ese libro, tal como lo imaginaba, tenía que ver con todo eso. Después de repasar las creaciones de muchos fabulistas, llegué hasta Esopo, a quien se considera un precursor de casi todos ellos. Su existencia, al igual que la de Homero, está rodeada de un gran misterio pero, si no fue una persona real, el inventor de algunas de las fábulas más famosas que han llegado hasta nosotros es él mismo un gran invento. La Vida de Esopo tiene interés por otra razón, y es que está en el origen de la literatura picaresca, que en España ha dado obras fundamentales como el Lazarillo de Tormes o El Buscón de Quevedo. En el rastro de Buenos Aires encontré en aquella época una edición de 1929 «facsímile de la primera edición de 1489» publicada con el título La vida del ysopet con sus fábulas historiadas e ilustrada con numerosos grabados en madera. El relato de la vida de un pícaro –tema siempre actual: sólo hay que abrir un periódico–, aderezado con numerosas fábulas para hacernos pensar, en edición actualizada (ya veríamos cómo) y muy ilustrada por Miguel Calatayud, no era ninguna mala idea.

Read more...
 
A los lectores
20 de October de 2010 | Lecturas
Print Email
There are no translations available.

milacreDespués de un lustro (voz proveniente del latín lustrum, que quiere decir limpio, puro: cinco años de purificación), finalmente hemos actualizado la página web de Media Vaca. No ha sido tarea fácil. Nada es fácil, pero en algún momento a lo largo de todos estos años hemos llegado a creer que era más fácil hacer libros que ponerlos en la web. Nos consuela, al menos, pensar que el retraso no es tan grave como podría haber sido si en vez de publicar tres libros al año publicáramos 300.

Como tenemos mucho cariño a la página antigua (que inauguramos el 17 de noviembre de 1999) y como tampoco queríamos hacer más trabajo del necesario, hemos conservado la estructura de la página primitiva y sólo se han operado una serie de cambios para facilitar el desplazamiento de una sección a otra y las actualizaciones de contenidos, que a partir de ahora serán efectuadas por los editores.

Así pues, quien visite este sitio web podrá acceder a textos sobre la editorial, a textos sobre las colecciones y sobre cada uno de los títulos y autores; podrá ver muestras de las páginas interiores de los libros; y podrá también, con más facilidad que antes, realizar un pedido y enviar sus comentarios y sugerencias, a los que desde aquí damos ya la bienvenida.

Esta página web, esta editorial y estos editores no serían posibles sin las contribuciones de un buen puñado de amigos y colaboradores: Alberto Botella, quien dio a la página su aspecto original, que hemos querido mantener; Diego Obiol y Massimiliano Vellini, que han realizado las adaptaciones al formato manejable que hoy presenta; Robin, Rosa G2 y Guillermo Heras, responsables durante mucho tiempo de sus actualizaciones; Terebel Jiménez, Roger Colom, Roger Swanzy, Teresa Cuartero y Linda Veroni, que se ocuparon de las traducciones; Leticia Oyola, que realizó las correcciones; Daniel García-Sala, José Parrondo, Arnal Ballester y Taro Miura, que nos prestaron sus imágenes, que seguimos utilizando; Ángela Argilés, Sandra Galera, Mónica Fernández Valero, Catalina González Vilar, Isabelle Torrubia, María José Gil Mendoza y Xavier Andreu, que nos han ayudado tanto.

Dentro del próximo lustro –¡todos atentos!– anunciaremos la actualización de la versión en inglés.

 
Lista de bodas
15 de October de 2010 | Lecturas
Print Email
There are no translations available.

bodaBegoña y yo nos casamos en octubre de 1988 y pusimos nuestra lista de bodas en la librería Railowsky. Nos gustaba el nombre, nos gustaba la imagen que sus promotores habían elegido como emblema, y nos gustaban sus libros. Pensamos que sería una forma de apoyar a este negocio entusiasta y valiente (una librería con sala de exposiciones, especializada en fotografía) inaugurado poco tiempo antes y situado además en el barrio en el que había transcurrido mi infancia. También, hay que reconocerlo, parecía una solución rápida para hacerse con una serie de artefactos –libros– que nosotros considerábamos (y aún consideramos) muy valiosos y tan necesarios como el más útil electrodoméstico.

Para vivir, necesitábamos libros. Libros que nos enseñaran cómo vivía la gente antes de nosotros; libros para conocer el significado de todas las palabras; libros que nos dijeran cuáles eran los libros que deberíamos leer sin falta y qué obras de arte deberíamos apresurarnos a visitar. En aquella época es posible incluso que quisiera llegar a distinguir una columna jónica de una columna dórica o corintia; no estoy seguro, pero quizá me pareciera importante. También, sobre todo, queríamos aprender a cocinar ricos y variados platos. En fin, necesitábamos cuanto antes libros para aprenderlo todo, para que nuestro viaje por la vida fuera lo más parecido a saltar un charco: un pas de deux, ejecutado con la gracia y ligereza de los bailarines.

Recuerdo bastantes de los libros de nuestra lista de bodas: la Historia de la vida privada, dirigida por Philippe Ariès y Georges Duby (obra en dos volúmenes); el Diccionario manual e ilustrado de la lengua española de la Real Academia Española (seis volúmenes); los Papeles póstumos del club Pickwick de Dickens (tres volúmenes en edición de bolsillo); la Historia del arte valenciano, dirigida por Vicente Aguilera Cerni (seis volúmenes); la Historia de la literatura universal, dirigida por Martín de Riquer y José María Valverde (diez volúmenes); la Historia ilustrada de las formas artísticas (doce volúmenes en edición de bolsillo); la Enciclopedia culinaria de la Marquesa de Parabere (dos volúmenes, dedicados a lo salado y a lo dulce: La cocina completa, y Confitería y repostería).
 
Leer más...
 
El Alfabeto, renavegado
09 de October de 2010 | Lecturas
Print Email
There are no translations available.

saltamontes
El libro Alfabeto sobre la literatura infantil de Bernardo Atxaga (Media Vaca, 1999), ilustrado por Alejandra Hidalgo, acaba de ser reeditado. El Alfabeto estaba agotado desde hace varios años y hemos recibido numerosas peticiones para ponerlo de nuevo en circulación. Aunque Media Vaca tiene entre sus prioridades mantener todo su catálogo vivo, en este caso la reedición ha sufrido cierto retraso debido a que la ilustradora, interesada en revisar su trabajo, ha estado ausente del país e incluso ilocalizable hasta fechas muy recientes.

La nueva edición presenta, de todas formas, muy pocas diferencias con respecto a la versión anterior: se han corregido algunos errores, hay cambios en unos cuantos dibujos y se ha sustituido, por deseo del tipógrafo y la diseñadora, la fuente de letra empleada –comida por los ratones– por otra más legible.

Esperamos que esta «amena lección» de Bernardo Atxaga, tan vigente hoy como antes de ayer, congregue a nuevos lectores alrededor de los maravillosos libros.

[Copiamos a continuación, a modo de reseña del libro, un fragmento de un artículo publicado en la revista Lazarillo]

El navegante se llama Bernardo Atxaga y su empeño es navegar sosegadamente por el río de la literatura para niños y jóvenes. Este texto tuvo su origen en una conferencia que el escritor vasco impartió a maestros. El periplo de Atxaga –no se sabe si en barca, canoa o balsa a lo Tom Sawyer– se inicia en las primeras letras del alfabeto para terminar, algo precipitadamente, en la Z. Ya embarcado, en la A le espera –inevitablemente– Alicia, sentada junto a su hermana a la orilla de su propio río. La B le conduce a Bagdad y al mundo de los cuentos de Las mil y una noches. La travesía y reflexiones de Atxaga se ven interrumpidas en varias ocasiones por un misterioso interlocutor que le hace preguntas y apostillas desde varios lugares de la orilla. La fantasía, las corrientes pedagógicas, el humor, las fábulas o la poesía en los libros para niños, son motivo de comentarios entremezclados con «encuentros» con Pinocho y Collodi, la Duquesa de Dodgson, Michael Ende, los Hermanos Grimm, Dickens, Jaimito el chistoso, Lear, Kafka o de nuevo la fascinante Sherezade. Finalmente el navegante se topa –ha llegado a la Z– con la niña Zazie de la novela de Raymond Queneau. Fin del periplo. Es el momento de tomarse unos sándwiches y refrescos a la sombra.

Una excelente invitación a navegar junto al autor, quien viaja acompañado por 24 ilustraciones –resueltas con grabados al linóleo– por Alejandra Hidalgo, responsable además del diseño gráfico de toda la colección Media Vaca.

Jorge Riobóo y Mª Cruz Delgado. Lazarillo nº 2 (Madrid, 2000)


Alfabeto sobre la literatura infantil
colección Libros para niños, nº 4
texto de Bernardo Atxaga
ilustraciones de Alejandra Hidalgo
ISBN: 978-84-936796-5-1
104 págs.
pvp: 18 euros

Imagen: detalle de la portada del Alfabeto, por Alejandra Hidalgo.

 
Mi hermosa ciudad: Valencia
30 de October de 2009 | Lecturas
Print Email
There are no translations available.

valenciaEl libro que presentamos esta tarde se llama Valencia, como la ciudad que nos acoge. Lo edita Media Vaca, una pequeña editorial valenciana que algunos conoceréis, y son sus autores el poeta Bartolomé Ferrando y el fotógrafo Rafael de Luis.

Valencia es el tercer título de una colección que hemos titulado «Mi hermosa ciudad». Más tarde me gustaría contar algo sobre el origen de ese nombre, que en ocasiones también aparece escrito como «Mi hermosa cuidad», con el punto de la i cambiado de sitio.

Mi hermosa ciudad o Mi hermosa cuidad, tanto da, es una colección de libros sobre ciudades. Está planteada con la forma de un alfabeto, por lo que será una serie cerrada de 25 o 26 títulos, cada uno de ellos dedicado a una ciudad cuyo nombre empieza por una letra distinta.

Hasta el momento han aparecido tres títulos: Tokio, Zaragoza y éste sobre Valencia recientemente publicado.

La constricción alfabética hace que el libro sobre Tokio elimine otros posibles sobre Toledo, Tombuctú o Tuscaloosa. El de Zaragoza, que retiene la Z, acabó con las ilusiones de algunos fervientes partidarios de Zacatecas, Zurich, Zagreb y Zamora. Valencia se ha impuesto a su vez sobre Valladolid, Vilnius, Viena o Vladivostok, ciudades todas ellas muy interesantes y merecedoras sin duda de una atención especial.

Leer más...
 
<< Start < Prev 11 12 13 14 15 16 Next > End >>

Page 11 of 16