Por qué no participamos en la Feria del Libro de Madrid
08 de June de 2016 | Lecturas
Print Email
There are no translations available.

Azaña en Feria del Libro

Este año se nos ocurrió que podía ser una buena idea participar en la Feria del Libro de Madrid y, como deseábamos hacerlo con una caseta propia, escribimos la siguiente carta a los organizadores.

Valencia, 23 de marzo de 2016.

Estimados señores, les escribo para hacerles una consulta relacionada con la Feria del Libro de Madrid.

Este año hemos decidido hacer una parada en la producción de libros para dedicarnos a promocionar y vender el fondo editorial, y para pensar en nuevos proyectos. Aprovechando que acaban de concedernos el Primer Premio de No Ficción de la Feria de Bolonia (a la colección Libros para Mañana), habíamos pensado que nos gustaría poder alquilar una caseta en la Feria del Libro de Madrid para reunir a los autores de los libros premiados y realizar alguna presentación coincidiendo con esas fechas. Nuestro deseo es, también, convocar a otros autores y dar a conocer un catálogo de libros que muy poca gente ha visto completo.

Hemos participado en la Feria una única vez, hace ya bastantes años, compartiendo caseta con otra editorial de Zaragoza, Libros del Innombrable, con la que tenemos un autor en común, buen amigo de las dos partes. Aunque la experiencia resultó grata, en esta ocasión desearíamos disponer de un espacio propio, en exclusiva, para poder utilizar el nombre «Media Vaca». Otros años nuestros libros han estado a la venta en algunas librerías que disponen de nuestro fondo, y en otras a las que excepcionalmente hemos facilitado depósitos, pero nos da mucha pena que en Bolonia, en Frankfurt o en Guadalajara podamos ser «Media Vaca» y en Madrid tengamos que ir de la mano de una librería sin poder usar nuestro nombre.

Conocemos el reglamento de la Feria y sabemos que para poder alquilar una caseta un editor debe acreditar un catálogo con un número mínimo de referencias vivas. Este año ese número es de 141 títulos. Nosotros no cumplimos ese requisito, y me temo que no lo cumpliremos nunca. Aunque llevamos dieciocho años como editores, publicamos solamente tres títulos nuevos por año; hasta 2045 no podríamos ser expositores de pleno derecho. (Los editores tendremos entonces 82 años cada uno y no estoy muy seguro de que conservemos las fuerzas necesarias para mover tantas cajas). ¿Significa eso que nunca podremos participar bajo nuestro propio nombre en la Feria?

Hemos leído en el reglamento que es posible participar mediante invitación. Así figura en el Capítulo III, artículo 5.5. Quería preguntarles por esa posibilidad. ¿A qué se refiere exactamente? No pretendemos un trato de favor, ni mucho menos, y entendemos que en el caso de que se nos invitara a participar sería en las mismas condiciones económicas que cualquier otro expositor. Simplemente, pedimos a la Feria que tenga en cuenta la singularidad de nuestro proyecto y que nos brinde la posibilidad de dar visibilidad al mismo. Les agradeceríamos que estudiaran nuestra solicitud con benevolencia, ya que estamos convencidos de que la propuesta sería beneficiosa para ambas partes.

Agradeciendo su atención, quedamos a la espera de sus noticias.

Saludos cordiales,

Vicente Ferrer
Media Vaca

La respuesta llegó al cabo de varios días en forma de llamada telefónica: no había más remedio que buscar otros socios, uno o dos, y el nombre de todos figuraría en la caseta; pero al haber expirado el plazo de solicitud, ya no era posible participar este año. Tendría que ser en 2017.

En la fotografía, Manuel Azaña en la Feria del Libro de Madrid, en junio de 1936. [Fuente: Azaña. Memoria Gráfica, 1880-1940, edición de José María Marco y Vicente Alberto Serrano, Fundación Colegio del Rey, Alcalá de Henares, 1990].