Lista de temas
12 de October de 2010 | Lecciones de cosas
Print Email
There are no translations available.

tesoro1. La pequeña odisea de los gusanos parásitos; 2. Proletarios del robo;  3. 4 novelas inéditas; 4. El complicado mundo del sueño; 5. Mi primer álbum de enfermedades mentales; 6. Reliquias civiles; 7. Flor de curiosidades del pescado de mesa; 8. La peligrosa vida del caracol de huerta; 9. Los otros ciudadanos; 10. El saber olvidado de los residuos orgánicos; 11. La invención del tiempo; 12. Nociones de espiritismo; 13. La apretada agenda del insecto casero; 14. Ismos artísticos; 15. Antes de la servilleta; 16. La criminal historia del hojaldre; 17. 4 impostores; 18. Leo Taxil; 19. El Barón Nopcsa; 20. Ciencia muda; 21. El sexo y la muerte; 22. La edad de las cosas; 23. Guía de campo de los sistemas filosóficos; 24. Depredador y presa; 25. Pequeños inventos; 26. Más allá de Linneo; 27. Guía de campo de ermitaños; 28. El álbum de los dioses; 29. Gastronomía fatal; 30. Instantes supremos de la ciencia; 31. Doctrinas sobre la génesis de los seres vivos; 32. Un ser inmortal: el Dyctiostelium Discoideum; 33. El teológico caso de la generación espontánea;
Read more...
 
Antecedentes
10 de October de 2010 | Lecciones de cosas
Print Email
There are no translations available.

lecciones201- Los comienzos de las publicaciones infantil-juveniles van ligados al didactismo y la transmisión de la moral. El ingrediente recreativo y fantasioso ocupa un lugar secundario cuando no inexistente. Este tratamiento civilizador del joven comienza a principios del siglo XX bajo la férula de pedagogos e instituciones religiosas que, generalmente, consideran al infante como un receptáculo vacío al que rellenar, limpiándolo de las impurezas del instinto salvaje propio de su naturaleza perversa. Se trata, pues, de metamorfosear al niño de caótico a ordenado y de fiera a ciudadano.

La edición de libros y revistas para la infancia ha dado un tipo de producto subsidiario y apéndice del libro de texto. Sólo a mediados del siglo XX se irá desprendiendo paulatinamente de su ejemplaridad para encaminarse hacia un didactismo aparentemente más aséptico, puesto que la entronización de la ciencia como ética se generaliza. No obstante, esta aparente objetividad no es más que otro enfoque de identidad moral donde, curiosamente, lo fantástico queda aún más relegado que en el cuento formativo donde, al menos, irrumpía como metáfora.

Read more...
 
La Cosa
10 de October de 2010 | Lecciones de cosas
Print Email
There are no translations available.

autorretratoLas cosas van más allá del objeto. Lo tangible de este último se disipa cuando es cosa. Pues cosa es todo aquello que tiene entidad, ya sea espiritual o corporal, natural o artificial, física o metafísica. Cuando Diderot y D´Alambert organizaron la Enciclopedia pretendieron explicar el mundo a través de la ciencia, dando portazo, así, a los compendios que explicaban la realidad desde el punto de vista religioso o metafísico. La Ilustración, pues, se hizo objeto. Y nosotros pretendemos recuperar la Cosa. Así, nuestro antecedente y maestro es Plinio el Viejo que allá por el 23 a.c. dio a luz su Historia Natural en la que habló de las Cosas.

Fue a mediados del siglo XIX cuando comenzaron a proliferar unos libros cuyo título servía para todos ellos: «Lecciones de Cosas». Con los que se pretendía acercar al escolar al conocimiento mediante la imagen y así hacerle ver el mundo que lo rodeaba. Fueron libros eminentemente gráficos y un tanto el inicio y prolegómeno de la cultura visual.

Las raíces de las palabras tienen su importancia. Y su etimología siempre resulta esclarecedora. Así, Cosa viene del latín Causa. Y ya se empleó en el sentido de cosa en el bajo latín de la ley Sálica de Gregorio de Tours. Y Causa es el principio que produce alguna cosa. Así los objetos son motivos, que no causas. Pues motivo es la razón concreta y particular que nos impulsa y acaso nos obliga a obrar, es el Objeto.

En este opúsculo daremos a conocer multitud de Cosas, causas y motivos, es decir, también objetos. Nuestro ánimo no será enciclopedista, sino misceláneo, pues aquí, la ciencia es una metafísica más, una nueva religión unificadora basada en el objeto. Y nosotros hablaremos de Cosas.

Ilustración: Autorretrato naturalista, por Micharmut
 
Nota del editor
04 de October de 2010 | Lecciones de cosas
Print Email
There are no translations available.

peligrosDesde hace ya muchos, muchos años –tantos que no podemos recordar–, el dibujante Micharmut ha estado recopilando datos y organizando los prolegómenos de una obra con el título de Lecciones de cosas. Estas lecciones siguen la inspiración de las enciclopedias populares y los manuales escolares en los que estudiaron nuestros abuelos y donde aprendieron un sinfín de conocimientos útiles y también fútiles (aunque sólo en apariencia) que dio un giro radical a sus vidas, transformando a violentos pastores en violentos bioquímicos, y a rudas mariscadoras en rudas esteticienes.

Por desgracia, muchos de estos conocimientos se están perdiendo tan rápidamente como está desapareciendo en Armenia el oficio de funambulista, y al ritmo que vamos acabaremos pastoreando –y pastoreando mal– como todas las generaciones que nos precedieron. Así pues, más allá de las consideraciones habituales, razones de supervivencia recomiendan la publicación de esta imprescindible obra.

El carácter misceláneo de Lecciones de cosas y su extensión convienen a esta sección recientemente inaugurada, por lo que nos es grato anunciar a todos los interesados que podrán seguir con regularidad, de una forma sencilla y barata, las entregas periódicas que vayamos recibiendo por parte de Micharmut. La información y la diversión están garantizadas.

Blog personal de Micharmut: http://soloparamoscas.wordpress.com/

Imagen extraída de Lecciones de cosas en 650 grabados, por G. Colomb (Gustavo Gili editor, Barcelona MCMXLI)